Canelones De Espinacas Y Atún

Vamos vertiendo la leche sin lactosa , en múltiples tandas y removiendo con las varillas, para evitar que se formen grumos, hasta espesar. Lavamos y limpiamos realmente bien la cebolla y el pimiento rojo y los cortamos en trozos muy pequeños. Paqui buenísima idea la de integrar calabacín a la bechamel.

canelones de espinacas y atún

Los canelones son una pluralidad de pasta rellena que presenta tantas posibilidades en la cocina como alimentos deseamos emplear para su relleno. En un caso así los hemos rellenado con espinacas, atún en aceite y queso fresco.Las espinacas son una magnífica fuente de diferentes vitaminas y minerales, entre los que destaca el calcio y el magnesio. Ésta, junto con el queso, va a dar grasa a la receta, con lo que el contenido calórico del plato se va a ver aumentado claramente. Así que haremos una receta de canelones de verduras y atúnmuy sana con un exquisito pisto, espinacas y atún.

Comentarios 1

Si deseas ser el primero en recibir novedades sobre concursos y las novedosas recetas de LCdJ, introduce tu e-mail. Añadimos ámbas latas de atún y las espinacas y combinamos todo realmente bien. Cuando el sofrito esté listo y el tomate ahora haya reducido, lo apartamos del fuego. Tenemos la posibilidad de añadir un poquito de maicena, bien disuelta en un poco de agua fría, para espesar el relleno y que al montar los canelones queden con más cuerpo. Añadimos los tomates ya lavados y trozados y lo vamos a sofreír todo junto durante otros diez o 15 minutos a fuego medio con una cucharada chica de azúcar, sal y pimienta negra molida al gusto. LOs he probado con espinacas pero con atún y la bechamel de calabacín no los he probado seguramente están muy ricos, se ven muy buenos.

canelones de espinacas y atún

En una olla con mantequilla, sofreímos la cebolla y los champiñones picados pequeños, agregamos la trufa, el atún, el queso parmesano y la leche. Rellenamos los canelones previamente hervidos en abundante agua, los ubicamos en una bandeja de cristal capaz para el horno, cubrimos con salsa de tomate, espolvoreamos con el queso y gratinamos. Después de las fiestas, las comidas familiares y unos cuantos días de vacaciones toca volver nuevamente a la rutina y a platos un poquito menos sofisticados pero igualmente ricos y vistosos. Hoy iremos a preparar un plato de pasta, unos canelones de espinacas y atun con bechamel de calabacinque están muy, muy buenos y resultan muy suaves y rápidos. En un sartén con aceite de oliva, rehogamos la cebolla. Cuando esté dorada, le añadimos las nueces, las espinacas escurridas, el bonito (o atún) desmenuzado, dos cucharadas soperas de la bechamel que hemos reservado y una medida pequeña de agua.

Me encanta cocinar y gozar de la comida con mi familia. Precalentamos el horno a 220° y metemos los canelones unos diez minutos y 5 de gratinado y listos. Ponemos un poco de bechamel en el fondo de la bandeja y colocamos los canelones encima.Le ponemos la bechamel por arriba y el rulo de cabra. Almacena esta receta para hallarla más fácilmente en el momento en que la quieras cocinar. Agregamos 2 medidas de cuchara de harina para tostarla un par de minutos. Añadimos una cuarta parte de la bechamel en la farsa de atún, corregimos de sal y combinamos bien.

Canelones De Espinacas Y Atun Con Bechamel De Calabacin

Mientras se hace todo, vamos picando la cebolla en cuadrados pequeños, partiendo las nueces y desmenuzando el bonito (o atún). 20 canelones, 2 latas de atún, 4 cucharadas de tomate frito, 1 cebolleta, 200 gr. De espinacas cocidas y escurridas, 150 gramos. Y si no lo habeis visto antes en otra receta de lasaña boloñesa o mi receta demusaka griega, vamos a aprender a llevar a cabo una salsa bechamel sin lactosa con leche y queso rallado sin lactosa para gratinar. En una cazuela ancha ponemos agua con un poco de sal al fuego y en el momento en que empieze a hervir agregamos la pasta y dejamos cocer 10 minutos quitando suavemente para que no se pequen las placas. En una paellera, ponemos la margarina para que se funda.

Y el relleno no lo pongáis ardiente en los canelones que se pueden abrir… mejor atemperadito o frio. Elaboramos la bechamel de calabacín y la repartimos por encima de los canelones. Espolvoreamos el queso rallado y ponemos 4-5 bolas de mantequilla. Ponemos a cocer las espinacas con agua, una pizca de sal y un poco de aceite de oliva . A su vez, en otra olla, ponemos a cocer en agua con sal y aceite las láminas de pasta (leer en el paquete cuanto tiempo la tenéis que cocer).

De Este Modo Lo Cocinamos

Los vamos a completar de un pisto de tomate, pimiento y cebolla, con espinacas frescas y atún. Si bien también tenemos la posibilidad de integrar en el sofrito berenjena (le da un puntazo muy bueno), calabacín, champiñones, zanahorias… lo que deseamos. Hervimos y escurrimos las espinacas, las mezclamos con los huevos duros y picamos todo en la batidora.

Metemos la fuente al horno ahora calentado anteriormente a 200º a lo largo de 20 minutos. Si queremos, después tenemos la posibilidad de poner el grill para gratinar el queso unos tres o 4 minutos mucho más. En una sartén con un poco de aceite sofreímos las espinacas unos minutos hasta el momento en que estén bien fabricadas. Ponemos un poco de esta mezcla sobre las placas y las vamos enrollando, las pasamos a una fuente o a la bandeja de horno untada sutilmente con aceite. En este momento, cogemos una o dos bandejas de cristal , ponemos una cubierta de tomate realizando de base y vamos colocando encima los canelones enrrollados.

En primer lugar, cuece las placas de pasta en una cazuela con abundante agua hirviendo y sal. Una vez estén “al dente”, las introduciremos en agua con hielo, escurriremos y depositaremos sobre un paño de cocina limpio y seco.Pica la cebolla y rehógala en una olla con algo de aceite de oliva. Una vez esté bien pochada, añade las espinacas bien lavadas y escurridas. Sofríe el conjunto hasta que las espinacas pierdan su rigidez.

Después, echamos la harina y la doramos . Vamos añadiendo la leche a fin de que espese la masa, hasta conseguir el punto de bechamel que nos guste. Finalmente, si os agrada, le espolvoreáis una pizca de nuez moscada. Retiramos del fuego y dejamos descansando. Donde hay gente joven para comer los canelones son éxito seguro. En general por muchos que prepare no acostumbran a sobrar, se los zampan todos.

Sacamos las placas y las ponemos sobre un paño sutilmente húmedo. La receta es fácil y mi mayor dificultad en esta ocasión ha sido mi despiste persistente. Después de ir al súper a comprar todo, me he dado cuenta de que me faltaba entre los elementos primordiales. Me olvidé la leche y no quedaba mucho más en casa. Así que, de nuevo, vuelta al supermercado.

Recibir un correo electrónico con los siguientes comentarios a esta entrada. La proporción de relleno da para 24 canelones apaciblemente. En breve verás mi blog como “Blog invitado” en el Blog sin lactosa, y puedes pasarte por el mío siempre que quieras. Hola Orielo, otro plato pasmante, ideal para estas fiestas navideñas. Vamos rellenando cada placa con un par de medidas de cuchara de relleno y cerramos la placa formando un tubo o canelón.

La verdad es que cada vez que entro en las tiendas, trato de no estar demasiado tiempo dentro, en especial en hora punta y con mucha gente por la calle. Voy con la lista preparada y también intento ir directa a eso que necesito. Por fin he cocinado los canelones que tenía desde hace unos días en ‘tareas atentos’. La mezcla de ingredientes quizá pueda parecerte un poco raruna pero os prometo que el resultado queda bien rico. Aprobado en casa y de hecho, lo que ha sobrado de la comida nos lo vamos a recalentar para la cena.