Tarta De Limón Con Cuajada Royal

Con un gusto muy parecido a la leche merengada, esta tarta es un postre ideal para el verano. Se toma fría y no es bastante pesada. La cuajada nos deja solidificar el pastel sin necesidad de añadir mucha nata ni harina ni huevos. Del total de la leche reservamos un vaso de leche, ponemos el resto de la leche junto con la nata, el azúcar y la piel del limón en un cazo.

tarta de limón con cuajada royal

Lo primero es llevar a cabo la base de nuestra tarta de limón, para esto vamos a machacar las galletas, adjuntado con la mantequilla y el azúcar moreno. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla o margarina y el azúcar. Yo lo hago a mano, una vez mezclada, cubrimos el molde haciendo una base de galletas. Blog de cocina experto en postres. Productos sobre repostería, entrevistas, trucos y otros contenidos que te ayudarán con la elaboración de recetas de cocina.

Su buen revestimiento antiadherente facilita la limpieza del molde y la extracción del producto cocinado. Llega el instante de incorporarlo a la receta. Siempre en líquido atemperado, más bien temperado o caliente.

Valora Esta Receta

Si preferís la gelatina neutra en láminas asimismo puede usarse, si bien en este caso el sabor a limón va a ser un tanto menos pronunciado. Para añadirlas a la tarta hidratan en agua según indiquen las normas del envase y a continuación calentamos los 250 ml. De agua que lleva la tarta y los usamos para disolver las hojas de gelatina bien escurridas.

Al ser principalmente de limón es una tarta muy digestible, incluso es ideal para finiquitar una aceptable comilona. Es ligera, algo ácida y no bastante dulce, acostumbra agradar incluso a personas que no son demasiado golosas. Solo debéis continuar las advertencias del fabricante(vais a ver que en cada bulto vienen indicadas las cantidades recomendadas). Poner en una cazo al fuego los 250 ml. Cuando empieze a hervir añadir el sobre de gelatina de limón y eliminar bien hasta que se disuelva absolutamente.

Receta Para Realizar La Mejor Tarta De Limón

Tanto el contenido de las recetas como la fotografía no puede ser usado ni publicado sin el expreso permiso de su creador. Éste es el bizcocho favorito de todos y cada uno de los que me rodean, jamás defrauda y lo destacado es que todos se animan a hacerlo por lo simple y rápida q… Vertemos sobre el molde de manera cuidadosa de no chafar las galletas, para eso tenemos la posibilidad de verterla con la ayuda de un cucharón. Si forramos el molde con papel transparente entonces será mucho más simple desmoldarlo cuando cuaje.

Separar del fuego y reservar hasta el momento en que esté templados. La mayoría de las gelatinas comerciales se preparan con un procedimiento afín a este. Es recomendable consultar el envase por si acaso las normas de la que empleemos fuesen muy distintas.

Por supuesto, podéis prepararla con gelatina de fresa o del sabor que mucho más os agrade. Obtendréis una tarta diferente pero siempre muy, muy buena. Para preparar la tarta se emplean sobres de gelatina en polvo de 85 gramos. Es el formato que usan Royal y muchas otras fabricantes. Estos sobres contienen unos diez gramos de gelatina y el resto del bulto, unos 75 gramos, es azúcar.

Volvemos a poner al fuego y hervimos a fuego despacio unos cuantos minutos, siempre removiendo. Retiramos la rama de canela y volcamos la mezcla en el molde sobre la masa. En el momento en que la nata ahora esté hirviendo la apartamos del fuego y le incorporamos los 2 sobre de cuajada disueltos en la leche fría, sin dejar de remover.

Si es necesario, nos asistiremos de una espátula de silicona o de una cuchara para machacar bien la masa. Dejar descansar la masa ya puesta en el molde y meter en el frigorífico hasta su uso. Elaboramos un almíbar disolviendo 20 g de azúcar en 50 g de agua ardiente . Lo he preparado poniéndolo en un molde desmontable de 22 centímetros de diámetro. Una vez horneado lo he dividido en tres planchas y he empleado una de ellas para la tarta. Las otras las tenemos la posibilidad de reservar en el frigorífico o en el congelador para otras preparaciones o, como es natural, comer como un bizcocho.

Poner la masa sobre la base del molde y contemplar toda la superficie de forma homogénea. Para elaborar la tarta se utiliza un molde desmontable de 20 centímetros. Podría servir además uno de 22, pero si usamos un diámetro superior a este quedaría ahora bastante plana. 7- volcar la mezcla de manera cautelosa sobre la base de galletas y llevar unas horas a el frigorífico. La tarta es sencilla y bastante rápida de elaborar, pero necesita múltiples horas de reposo en la nevera (tres por lo menos) para que la gelatina cuaje.

Apartar del fuego y dejar descansar hasta que esté tibio. Batir en otro bol la nata hasta que coja volumen. Recordad que a fin de que suba bien la nata debe estar muy fría.

Tarta De Leche Merengada

No es necesario que lo cubra todo… podemos simplemente dejarlo caer con la cuchara, formando tiras. Con una cuchara distribuimos el almíbar en la plancha de bizcocho que disponemos el molde. Pues menuda idea tuvo, me gusta considerablemente más llevada a cabo con los sobres de cuajada que con la gelatina, que de forma frecuente se me hacía bola. Esperamos al menos una hora antes de añadir la capa superior de gelatina para darte tiempo a que cuaje bastante y no se mezclen las capas. Pasado este tiempo ir tanteando de vez en cuando hasta revisar que ha quedado bastante sólida. Este paso se debe a que cada frigorífico tiene una potencia de enfriado diferente y todos los tiempos de la receta son aproximados.

Asimismo en la superficie, como decoración. Suscríbete a mi canal de Telegram sin perder un segundo y comienza a recibir automaticamente mis últimas recetas y vídeos. Todo el contenido de éste blog es propiedad de CocinaconMarta.com.