Tarta De Queso Light Al Horno

En otro bol combinamos el queso fresco batido sin grasa con el edulcorante y la esencia de vainilla o la ralladura de limón. Calentamos la leche en el microondas a lo largo de 30 segundos, escurrimos bien la gelatina y la disolvemos en la leche caliente. Una vez haya cuajado, podemos personalizar esta tarta rápida con una capa de gelatina del sabor que prefiramos, con pluralidad de frutas, chocolate (mejor sin azúcar), o sencillamente dejarla tal cual. En este caso, para hacerla más rápida, la opción más sencilla es repartir algo de mermelada sin azúcar o unos frutos colorados al gusto.

Ahora incorporamos las claras a punto de nieve con asistencia de una espátula y a través de movimientos envolventes. Con una batidora de varillas batir el huevo y las claras a lo largo de dos o tres minutos, el tiempo que tarde en montarse y tener volumen. Una cucharadita de esencia de vainilla (si has echado yogur natural o griego, añade algo de ralladura de limón). Precalentar el horno a 170ºC y preparar un molde redondo de fondo desmontable, de unos cm de diámetro.

Más Recetas Del Autor/a

Para finalizar, repartimos esta mezcla de queso en el molde sobre de la base de galletas que teníamos preparada y dejamos que se enfríe en la nevera durante unas horas, hasta quecuajepor terminado. Para elaborar nuestra tarta de queso rápida, lo primero que haremos es la base. Se puede hacer con un mortero o con un tenedor y paciencia si no disponéis de picadora o molinillo. Cuando tengamos la galleta triturada, agregamos el cacao en polvo, el perfume de vainilla y el endulzante al gusto. Echamos también la leche, pero debemos llevarlo a cabo con bastante cuidado porque vamos a necesitarmuy pocacantidad .

Sea del tipo que sea, la harina es primordial en una tarta de queso para ofrecerle composición y de ahí que tenemos la posibilidad de substituir a la harina de trigo, calórica y no rica en micronutrientes, por una harina de trigo integral. La cantidad que añadiríamos de estos quesos de sobra fuerza es muy pequeña por el hecho de que corremos el peligro de invadir toda la receta, pero si los eliminamos, quitaremos un extra de sal y de grasa. No mucho, es cierto, pero sí prescindiremos de su certamen. Aún de este modo, si queremos dotar de fuerza a una tarta de queso, tenemos la posibilidad de apostar por quesos de oveja o de cabra, que son más intensos incluso en fresco, frente a los de vaca.

Postres

Va a depender del tipo de molde y del horno, así que conviene observarlo cuando ya lleve media hora. Girar el molde a mitad para que se dore por arriba uniformemente. Estará listo en el momento en que al pinchar el centro con un palillo salga limpio. Agregar las harinas, la levadura y la sal, y batir a agilidad baja hasta que no haya grumos secos y tengamos una masa homogénea, líquida y algo espesa. Echar de manera cuidadosa al molde y hornear a lo largo de unos minutos. Mezcla la harina de almendra y la mantequilla, y luego coloca la mezcla en la base del molde aplastándola levemente con la parte posterior de una cuchara.

tarta de queso light al horno

Achicar la cantidad de azúcar reducirá también las calorías de la receta. ©Unsplash.No es que el azúcar sea el demonio, pero en dietas modernas donde no requerimos tantas calorías y proporción de energía, deberíamos procurar reducir su ingesta. Básicamente pues muchos son los artículos en los que está presente y pasa desapercibido. Por eso, no se trata solo de que el azúcar no sea solamente que eso —la cantidad de nutrientes en otros edulcorantes no es tampoco muy elevada—, sino más bien en que hay opciones que endulzan más sin añadir calorías. En el momento de ser útil decoramos con el resto de la fruta, retiramos el aro del molde desmontable y despegamos de forma cuidadosa el papel de horno de los laterales. Incorporamos la gelatina disuelta al bol con el queso y combinamos enérgicamente.

Consejos Para Realizar La Tarta De Queso Sin Azúcar

Prepara un molde desmontable de unos 24 cm de diámetro, forrando la base con papel encerado de horno y engrasando los laterales con mantequilla o margarina. Llenamos un bol con agua fría y ponemos a remojo las hojas de gelatina. Si bien sea una versión más saludable que la tradicional, sigue siendo un postre de consumo ocasional y en porciones moderadas, acordes con las necesidades y situaciones de cada uno. Dejar enfriar completamente sobre una reja antes de desmoldar con bastante precaución. Estará bastante superior si se deja después enfriar en la nevera durante un par de horas. Asimismo valdría para otros cereales integrales, pero el trigo tiene un gusto mucho más neutro.

En definitiva, un postre poderoso y de muchísima energía que en sus raciones puede terminar minando nuestros michelines. No vamos a ingresar en la categorización de light pues sería una engañifa, pero sí de recortar calorías en la medida de lo posible. Además, no tan extendido en la civilización española aunque sí en la anglosajona, la cheesecake al estilo Nueva York acostumbra ir napada. Mermeladas de todo tipo, frecuentemente de frutos colorados, se deslizaban como una alfombra en la noche de los Oscar para poner la metafórica y edulcorada guinda al pastel. [newline]Empezamos mejorando la base, para esto trituramos las galletas o los cereales integrales de desayuno con la crema de queso sin grasa hasta conformar una pasta. Les propongo una tarta de queso light, muy simple de realizar, con muy poca grasa, rica en proteínas y perfecta para darse un capricho en estos días de encierro.

Otros edulcorantes, menos harina o un queso menos graso son las maneras de restar calorías al plato final. ©Unsplash.Contrincantes comunes en la dieta de aquellos que están bajo arresto calórico, los dulces suelen suceder a mejor vida cuando procuramos perder peso. Si nuestra intención es intentar reducir calorías, la repostería raras veces va a ser nuestra aliada.

Receta De Tarta De Queso Sin Azúcar

Tenemos la posibilidad de recurrir a determinados siropes naturales como la miel, el sirope de ágave, el sirope de arce o la miel de palma. Todos ellos tienen mucho más aptitud endulzante y nos dejarán reducir la cantidad total de azúcar, incluso jugando con distintas proporciones. También otros edulcorantes como la estevia, el aspartamo o el xilitol se podrían emplear. Mojar con agua el molde de tarta y poner papel de cocina, bien pegado. En todos los casos tendréis un postre fácil de realizar, ligero y refrescante para estos días de primavera.

En el caso de una tarta de queso, sea fría, ardiente o templada, no iba a ser menos. Desde hace unos años la tarta de queso domina el planeta de la repostería en los restaurantes. Antes era un exitación prácticamente doméstico, mucho más relacionado con las cheesecake de estilo americano, más sólidas, pero la revolución gastro ha puesto los hornos patas arriba. Fundentes, fluidas y ligeramente torradas en su superficie, las tartas de queso en este momento se cuentan por docenas en la restauración y ese gusanillos ha llegado a los hogares.

Hoy en día son mucho más que frecuentes, ya que permiten aumentar la potencia de la tarta con cantidades relativamente pequeñas. La verdad es que la base de una tarta de queso, sea cuajada en caliente o en frío, es un queso cremoso que entonces podemos ‘aderezar’ al gusto. Verter la preparación en un molde de tarta engrasado y meter en el horno durante 30 minutos a 200º. La que viene ahora es una versión mucho más saludable que esta propuesta. Sí, tiene más elementos, sí, probablemente no salga igualmente mantecosa, pero está buenísima y la lograras tomar sin remordimientos (sobre todo estos días en los que gana el sedentarismo).